Manifiesto ‘En defensa de los derechos fundamentales en Internet’

3 diciembre 2009

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto.

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial – un organismo dependiente del ministerio de Cultura -, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

Anuncios

Tecnología para marcar a una generación

19 noviembre 2009

La película Avatar de James Cameron se estrenará el próximo 18 de diciembre con un buen puñado de miradas puestas en ella. Quizá por los bichos azules. Quizá porque, con sus 350 millones de dólares de presupuesto sólo para el rodaje, es la película más cara de la historia. O quizá porque James Cameron aspira a hacer la 2001: Odisea en el espacio o la Star Wars de esta generación.

En cualquier caso la descomunal inversión de  Warner necesita un taquillazo para recuperar todo ese dinero. Pero ¿qué pasa si Avatar no recauda tanto como necesita? James Cameron ya respondió a eso: venderá a otras productoras la tecnología que se ha desarrollado en exclusiva para el rodaje de la película.

Cameron dejó que Peter Jackson y Steven Spielberg probaran sus nuevos juguetitos durante una semana y quedaron maravillados. ¿Qué es lo que tienen para ser capaces de compensar un supuesto fracaso de la mayor producción de la historia? Vamos a intentar explicarlo…

Como ya ha dicho el director en múltiples ocasiones, la idea de Avatar llevaba años flotando en su cabeza, y ahí se quedó, en el aire, esperando a que llegara la tecnología necesaria para llevarla a cabo. Los avances en captura de movimiento en El Señor de los Anillos y King Kong, de Peter Jackson, fueron los responsables de que Cameron se zambullese en este proyecto. Y es que la captura de movimiento es fundamental en esta película.

James Cameron, en los decorados de Avatar

Para Avatar, los avances en esta materia se han llevado más lejos. Una de las novedades es que el espacio en el que se desarrolla la performance capture (perfcap) ha aumentado hasta seis veces. Este escenario ha sido bautizado como The Volume. Esto, como es obvio, aporta una mayor movilidad a los actores, y dará también nuevas posibilidades a la realización, como veremos más adelante.

Si han visto antes escenas del rodaje de de películas como Beowulf habrán podido observar cómo los actores estaban cubiertos con monos y tenían el rostro cubierto de pequeñas esferas brillantes. Estos puntos eran las referencias para capturar las expresiones faciales del personaje. Una vez se colocaban no se podían tocar: había por delante un largo día de rodaje. La única alternativa posible a este proceso era el maquillaje.

Gracias a la tecnología, puedes ir a currar en chándal

Los estudios de efectos especiales Weta Digital han revolucionado la captación de expresiones faciales para Avatar con una nueva técnica que evita todas estas incomodidades para el actor. Los actores se cubrirán la cabeza con un un rig (una especie de gorro) hecho a medida que sostiene una pequeña cámara frente a su cara. Un novedoso software reconoce todas los movimientos a través de la cámara, incluyendo la expresión de los ojos.

A esto se le deben sumar importantes avances en la parte de realización. Las cámaras estereoscópicas utilizadas en el rodaje de Avatar están desarrolladas específicamente para la película. James Cameron explicó en una entrevista para El País Semanal que él mismo intervino en el desarrollo de estas cámaras, ya que Sony no aceptó el proyecto. Estas cámaras permiten rodar la escena CGI (imagen generada por ordenador) como si se tratase de una escena real sin salir del escenario The Volume.

El resultado, impresionante

Esto, en resumen, permite ver los resultados del rodaje de la escena CGI inmediatamente, sin necesidad de esperar a la posproducción, como si se rodase con atrezzo y con actores caracterizados. Las posibilidades que se abren con esto son inmensas: lleva el manejo de la cámara a cualquier ambiente, a cualquier lugar, sin que sea necesario transportar los equipos y con total libertad de movimiento por toda la escena. La principal pega es que esta grabación se realiza con una calidad de “videojuego de los 80”, por lo que la imagen no alcanza la calidad y la textura finales hasta la posproducción.

Lo cierto es que Avatar trae al cine avances técnicos que bien podrían equipararse a muchos de los hitos del cine de ciencia-ficción y de fantasía, pero para convertirse en el Star Wars de esta generación necesitará mucho más que eso. Incluso más que un buen argumento. Necesita un universo capaz de atrapar, capaz de hacer volar la imaginación y de soportar millones de historias más. ¿Lo conseguirá? Queda menos de un mes para saberlo.