Mikel Ayestarán

3 octubre 2009

Empezó desde muy abajo y ha conseguido por sus propios méritos llegar a corresponsal. Viaja por medios surrealistas a zonas del planeta a las que otros humanos jamás se acercarían.

En su página web se define de esta manera:

Periodista freelance y viajero empedernido, recorro las zonas calientes del globo con una mochila de 10 kilos a la espalda y ahora también con una trolley donde meto mi equipo de vídeo. Cubro la actualidad sobre el terreno en países como El Líbano, Siria, Afganistán, Irak, Pakistán o Irán, mi gran pasión. Siempre con la bolsa lista para dar el salto a donde esté la noticia, viajo, vivo y me muevo con los locales. Si alguien quiere encontrarme, que busque el fumadero de narguile más famoso de la ciudad y allí estaré con un block de notas y dando buena cuenta de una pipa de tabaco de manzana. Mi mayor temor es tener que volar en uno de los muchos Tupolev 154 que siguen operando en los países donde me toca moverme.

Es un tipo lo suficientemente humilde como para no darse importancia, y lo suficientemente coherente como para mantener sus ideas. Por eso pienso que si lee esto no le va a gustar, pero lo entiendo como un deber de justicia, porque al año pasado fue un notabilísimo apoyo para un trabajo que había de redactar para la asignatura de 2º “Relaciones Internacionales”. Saqué un nueve, y una parte importante de esa nota fue gracias a la paciencia de Mikel, que me ayudó a salir de mi óptica occidentalista.

mikel

Trabaja para ABC y para la televisión vasca ETB: por eso, además de blog, tiene un canal propio de youtube y un perfil en facebook y twitter (este último lo sacó bastante tarde: creo –aunque debería confirmar esta información- que lo descubrió, igual que yo, gracias a la revolución verde). Sin embargo, hasta hace bastante poco su blog no recibía demasiadas visitas: y como es un reportero al que hay que seguir, desde pepinonews estamos muy orgullosos de  apoyarle en su brillante carrera. Y que siga así.

Por último, un breve ejemplo de cómo hace él para ser un periodista multiusos, de esos que los “jefes” están reclamando más en estos días nuestros: un video para ETB.


La Guerra de la sospecha

16 junio 2009

ahmadineya

(Publicado también en Periodista al aparato)Las elecciones iraníes del pasado Viernes han acabado en conflicto. Mentiría si dijese que me lo esperaba. Da la casualidad de que llevo un año investigando la crisis internacional por el desarrollo nuclear del país en cuestión, y por eso me voy a mojar como Dios manda.

Irán no es una república bananera ni un califato al estilo de Arabia Saudí. “Goza” de la maldición del petróleo que asola Africa y Asia, pero sus habitantes disfrutan de una Carta Magna y una muy extensa declaración de Derechos.

280445jomeini

El Consejo de Guardianes –Presidido por Jamenei– es quien realmente gobierna el país, y el que vela por la estabilidad del régimen, que se define como “República Islámica”. Hasta ahora, pese a las veleidades populistas de Ahmadineyad, el régimen se había mantenido incólume durante sus cuatro años de mandato. Les ha parecido suficiente. No deja de ser mi opinión, pero por las diferencias entre encuestas y resultados finales, así como por la actuación de la policía iraní contra los manifestantes reformistas de Musavi –a quien fuentes no confirmadas ubican bajo arresto domiciliario-, sólo cabe decir que “algo huele a podrido… En Teherán”.

La información oficial habla de boicot a los medios, redadas contra los reformistas que protestaron, y estado de excepción. Salamagur, mi fuente principal en todo este conflicto, no aventura todavía ninguna opinión personal. Él sabrá lo que hace, porque está sobre el terreno.

Pienso que el régimen iraní está ahora mostrando al mundo su verdadera cara. Se las han dado de demócratas y de víctimas del sistema, amparándose en una historia que les daba la razón, pero no la confianza. Ahora nos va a tocar tragar, y que nadie piense que no le afecta: Irán es ahora la primera potencia en la zona, el pueblo iraní está perfectamente enfervorizado, y los que mandan en el país han dirigido unas elecciones para que ganase el más radical y maleable de los presidentes.

Tenemos en perspectiva un Irán que probablemente cuente con un arma nuclear, capaz de amenazar a Israel, a un pueblo emocionado y dispuesto al combate –bien contra Israel, bien contra su propio gobernante- y a un gobierno ficticio, radical, demagogo y falso.

Se avecinan tormentas en el Golfo Pérsico.