Classroom publi

23 octubre 2009

Esto es lo que apareció en las pizarras de varias aulas de la Facultad de Cc. de la Información el pasado martes:

20102009057

Sí, no es una pintada más ni los restos de las anotaciones de un profesor en la pizarra; es un anuncio. Algún estudiante de la facultad debió sentirse extraño al ver a su profesor dar clase con un anuncio publicitario a sus espaldas.

Aquel anuncio nos decía que enviando un sms gratuito nos daríamos de alta en una tarifa que nos permitiría hablar gratis con todas las personas de la misma tarifa. Pero en ningún momento pone a qué compañía pertenece dicho anuncio. Pues bien, es Telefónica (sí, la misma de la campaña ‘Te abla’), intentando acercarse al lugar donde creen que está su target, en las aulas.

Ahora bien, cabe cuestionarse el hecho de que las compañías pongan sus anuncios en los soportes que no son propios de la publicidad y si esto es efectivo. Las pizarras son un lugar que ni los propios alumnos utilizan para publicitarse (para las permutas, por ejemplo), para ello usan los corchos o las paredes de los pasillos.

Entonces, tenemos que plantearnos si telefónica ha traspasado un límite al colarse en una actividad cotidiana o si ya estamos acostumbrados a que la publicidad se nos cuele por todas partes (Vease spam).


Desafortunada abreviatura

12 octubre 2009

La publicidad sigue siendo una tremenda fuente de sorpresas. Nos da igual la del Facebook o la más tradicional. Y nos da igual Más móvil que Movistar.

Ésta tiene ya sus años, pero es inevitable fijarse en ella cada vez que aparece:

El lenguaje de los sms nos ha traido ahorro, pero también muchas coincidencias desgraciadas. La palabra hablar proviene del latín falare. La lengua, caprichosa ella, quiso que la f enmudeciera para convertirse en una señora h, como ocurrió con otras palabras como harina u hormiga. Sin embargo, estas dos palabras tienen la suerte de no tener una prima homófona.

Por supuesto, no todas nuestras palabras tienen un origen latino. Muchos términos vienen de otras lenguas de gran importancia para el castellano actual, tales como el árabe, el francés o el inglés, y muchas palabras procedentes del latín se han perdido por el camino.

Pero incluso las palabras que se quedan por el camino dejan algún legado:

ablación.

(Del lat. ablatĭo, -ōnis).

1. f. Acción y efecto de cortar, separar, quitar.

2. f. Der. Sacrificio o menoscabo de un derecho.

3. f. Med. Separación o extirpación de cualquier parte del cuerpo.”

(DRAE)

Quitar una letra por estética puede llevarte a meterte en temas más peliagudos de lo que pensabas. No lo hagas.

Para colmo, se les ocurrió poner unos paréntesis que, mal vistos, podrían evocar alguna que otra cosa:

Sin título-1

Nos sigue encantando la publicidad.